Deporte para el desarrollo

Los beneficios de la práctica en formación deportiva se producen, por un lado a partir del trabajo para el desarrollo de los talentos personales, ya que potencia las distintas habilidades, y, por otro lado, a partir del trabajo para el desarrollo de la integración social.

Nuestra idea es que, en los niños, el deporte debe entenderse como un camino para conquistar su proyecto de vida, es decir, como un afinamiento en el desarrollo de sus habilidades personales en el paso de individuo a persona y de la aptitud social que como persona desarrolla, crece y vive en sociedad.

El deporte es nuestra manera de educar y formar. En otras palabras, lo que pretendemos con nuestra Fundación es que el deporte esté al servicio de los niños, tanto en su desarrollo personal como social.