Carta del presidente

Camerún y África son mágicos y a los dos adoro profundamente; mi continente y mi país tienen grandes contrastes, lugares preciosos pero infravalorados, riquezas naturales y, sin embargo, enormes problemas económicos, diferencias de culturas, etnias, religiones y, a su pesar, existe una gran pasión: el fútbol.

Profesionalmente no desaproveché “mi ocasión”, estaba preparado, en el lugar y momento adecuado para llegar a destacar en lo que más me gusta.


Soñaba con vivir lo que ahora experimento. No se debería nunca privar de la ilusión, sin ella nada se puede conseguir, y menos a los niños que nunca son culpables, aunque siempre son los que más sufren.


El fútbol me lo ha dado todo y me veo en la obligación de corresponder a los míos. No hay nada más bonito y que me haga más feliz que compartir con los que están en apuros. Y estoy convencido que gracias al fútbol podré devolver a mi gente una parte de lo que me ha dado.


Por eso, tengo un gran reto con mi FUNDACIÓN PRIVADA, con el objetivo de aunar todos los esfuerzos, ayudas y colaboraciones amigas para estar, al máximo, donde y con los que más lo necesitan. Esta plataforma ayudará a conseguir integración, educación y formación de muchos jóvenes.


A todos los que me ayudan en el proyecto y en mi ilusión, a todos los que no dejan pasar la oportunidad de mejorar y ayudar a los demás, a todos vosotros de corazón: ¡Muchas gracias!


D. Samuel Eto’o Fils

Presidente